¿Cómo prevenir las alergias primaverales en los niños y niñas?

/, Pedagogía/¿Cómo prevenir las alergias primaverales en los niños y niñas?

¿Cómo prevenir las alergias primaverales en los niños y niñas?

2018-07-03T08:47:02+00:00 2 abril, 2017|Consejos de salud, Pedagogía|0 Comentarios

¿Cuáles son las alergias más comunes entre los niños durante la primavera?

En nuestro país, los pólenes de gramíneas y olivo son la causa más común de rinoconjuntivitis y asma primaverales.

¿A qué edad pueden empezar a presentar síntomas de alergia? ¿Cuáles son dichos síntomas?

Cada tipo de alergia tiene una edad de desarrollo distinta y cada edad tiene sus propios signos y síntomas y causas más frecuentes de alergia. La clínica más frecuente, que suele ser rinitis, conjuntivitis o rinoconjuntivitis, ésta suele comenzar alrededor de los 6 años y es excepcional antes de los 3-4 años.

Estos síntomas suelen ser: rinorrea ( moco nasal claro) , picor en nariz y paladar, estornudos en salvas, congestión nasal, picor ocular enrojecimiento y lagrimeo en los ojos.

En los niños sensibilizados por el polen, pueden prolongarse los síntomas en otras épocas del año coincidiendo con la polinización de otras especies de plantas. Si los síntomas persisten durante todo el año, pueden estar provocados por otros alérgenos como los ácaros, más frecuentes en las zonas de costa.

¿Cómo podemos prevenir o aliviar las molestias ocasionadas por las alergias primaverales?

Aunque el diagnóstico definitivo de alergia precisa la realización de pruebas de alergia, esto no debe ser obstáculo para instaurar un tratamiento eficaz que se basa en: medidas generales,  evitación de alérgenos y tratamiento farmacológico, que resulta muy efectivo en el alivio de los síntomas del niño. Una vez tengamos el diagnóstico definitivo, otro aspecto importante en el tratamiento será la inmunoterapia (vacunas ) en caso necesario.

La evitación del alérgeno responsable es el tratamiento ideal de todas las enfermedades alérgicas y, aunque no suele ser posible evitarlo absolutamente, sí se puede conseguir una disminución de la exposición que mejore los síntomas.

Medidas generales de evitación frente a los pólenes:

– Evitar las actividades al aire libre en los periodos de polinización (sobre todo días ventosos, secos y soleados).

– Evitar el contacto cercano con las especies vegetales implicadas (gramíneas, olivo, cipreses, plátano de sombra, según el resultado de las pruebas de sensibilización y su relación con las manifestaciones clínicas)

– Viajar con las ventanillas del automóvil cerradas y evitar montar en moto o bicicleta, todo ello en la época de polinización de las especies vegetales implicadas.

– Tener las ventanas de casa cerradas (sobre todo por la mañana temprano y al final de la tarde, ya que a estas horas los niveles de pólenes son más altos). Dormir con las ventanas cerradas.

– Usar filtros de polen en el aire acondicionado de los vehículos y de las casas.

– Usar gafas de sol en el exterior para evitar el contacto con  los ojos.Es importante saber los tipos polínicos a los que se es alérgico y los periodos de polinización de la zona donde se vive o a donde se viaja.

Medidas farmacológicas:

Son muy eficaces para disminuir los síntomas rinoconjuntivales.

Se suele comenzar con antihistamínicos orales, preferiblemente los no sedantes, que se administran una vez al día y son de una eficacia extraordinaria para mejorar la rinorrea, los estornudos, el prurito y los síntomas conjuntivales, pero que tienen muy poco efecto sobre la congestión nasal. El tratamiento antihistamínico se administra a demanda, cuando los síntomas aparezcan aunque, en general, es aconsejable mantenerlos de forma continua durante la estación de los síntomas.

 

Si con este tratamiento no es suficiente, se recomienda añadir corticoides nasales, que son los fármacos más potentes para mejorar todos los síntomas de la rinitis alérgica. Es conveniente mantener los corticoides nasales durante al menos 4 semanas para obtener todos sus beneficios. Los efectos secundarios son escasos.

Otras alternativas son los antihistamínicos locales de administración nasal que, en general, son tan eficaces como los orales, pero menos que los corticoides tópicos nasales para combatir la obstrucción nasal.

La inmunoterapia (vacunas) es un tratamiento cuya indicación y control debe realizar el alergólogo pediátrico. Se basa en la administración progresiva de dosis crecientes del alérgeno responsable de la clínica del niño con el fin de desarrollar tolerancia inmunológica.

Está indicada en los casos en los que la rinitis alérgica no se controla bien con tratamiento sintomático y los síntomas son suficientemente molestos para compensar las molestias propias de la  vacuna y cuando existe un extracto estandarizado para el alérgeno principal responsable (sobre todo, ácaros, hongos y pólenes) identificado adecuadamente.

En relación a la dermatitis atópica tan común en bebés y niños, ¿se podría considerar un tipo de alergia que afecta a la piel? ¿cómo podemos aliviar sus molestos efectos, sobre todo con la llegada del calor? (tipo de ropa y materiales, cremas, precauciones, etc.)

La dermatitis atópica, es una enfermedad de la piel muy frecuente en niños que aparece en los primeros años de vida y que habitualmente cursa en brotes. Se acompaña de picor intenso que hace que el niño se rasque sin control y le interrumpa el sueño.

Aunque en ellas influyen factores hereditarios, ambientales e inmunológicos, no es una alergia a ninguna sustancia determinada y, sólo en  pocas ocasiones es necesario realizar otros estudios como test de alergia, sobre todo si aparecen síntomas de rinitis, asma o empeoramiento del eczema tras comer un alimento.

Para aliviar sus efectos, hay que conocer:
– Los factores desencadenantes.

– Las medidas generales del cuidado de la piel.

– Un plan de tratamiento pautado por su médico para controlar el picor, disminuir la inflamación de la piel, evitar su sobreinfección y disminuir la aparición de nuevas lesiones.

Factores desencadenantes que hay que evitar:

– Evitar todo lo que se sospeche que produce un efecto irritante.

– Contacto con sustancias que desencadenen picor: nylon, lana virgen, poliéster, plásticos, gomas en contacto directo con la piel, texturas ásperas, costuras gruesas, prendas ajustadas y etiquetas.

– Exceso de ropa, de calor, sequedad ambiental (aire caliente) y tabaco.

– Estrés emocional. Empeora el picor y el rascado. No regañar al niño por el rascado y aportar un ambiente tranquilo y de cariño.

– Limitar los alimentos ricos en histamina en grandes cantidades y en niños muy sensibles, que pueden empeorar el picor (fresas, frutos secos, mariscos…).

– Disminuir el contacto con la piel de alimentos ácidos (tomate, cítricos…).

Medidas generales:

– Cambio frecuente del pañal (si lo lleva el niño).

– Tanto el exceso de agua y jabón, como la falta de higiene son perjudiciales.

– Ducha tras realizar deporte.

– Mejor una ducha rápida que un baño largo.

-Mejor agua templada que caliente. De vez en cuando, no bañarlo si el niño no está muy sucio y/o lavarle sólo las partes más sucias (genitales, cara, manos…).

– Mejor un gel de baño para pieles atópicas (ph ácido o tipo Syndet “jabón sin jabón”) y/o aceites de baño específicos para pieles atópicas. Cuidado con la superficie de la bañera, porque puede resbalar con estos aceites.

– No usar manoplas ni esponjas de baño, evitando así la fricción sobre la piel.

– Tras la ducha, secar con toallas de algodón, a toquecitos, sin frotar.

– Hidratar, Hidratar e hidratar siempre la piel, principalmente después del baño y después tantas veces como se requiera a lo largo del día.

– Uñas bien cortas y limpias para no dañar más la piel y evitar excesivo picor por rascado y sobreinfecciones bacterianas.

– Si van a tomar el sol, como todos los niños deben usar Fotoprotectores solares pediátricos con FPS 50+ . Y si se va a acudir a la playa, la piel debe estar en las mejores condiciones posibles, para evitar mayor irritación de la piel con el agua salada y la arena ( aunque en general el sol y la playa son beneficiosos).

– Ropa de algodón, lino… Mejor descoser las etiquetas porque les pueden rozar.- Lavar la ropa con detergentes sin fosfatos, aclarado cuidadosa de la ropa y no usar suavizantes.

– Mejor limpiar con aspiradora y quitar peluches y objetos que acumulen polvo.

Tratamiento tópico:

– Los emolientes o hidratantes  (aceites, parafinas, vaselina, glicerina, lanolina, ceramidas, siliconas, urea y otros), son la base del tratamiento para evitar la sequedad de la piel. Hay que aplicarlos 2 o más veces al día en la dirección del crecimiento del pelo. En adolescentes con acné no hay que usar estas cremas zonas con espinillas.

– Corticoides ( en cremas o similares): antiinflamatorios empleados en brotes de la enfermedad y en los eczemas y siempre prescritos por su médico, cuando las medidas de hidratación no son suficientes para controlar los síntomas.

– Inmunomoduladores en cremas ( pimecrolimus, tacrolimus): indicaciones similares a los corticoides, también de prescripción médica.

Tratamiento oral:

– Antihistamínicos: calman el picor.

– Corticoides orales: sólo en casos extensos y graves.

– Antibióticos orales: sólo si existe sobreinfección de la piel.También estos tres, son de prescripción médica.

¿Qué relación existe entre el asma y la alergia? ¿Cómo podemos aliviar sus molestias en primavera?

El Asma es un proceso inflamatorio crónico de la vía respiratoria en la que se produce una obstrucción del paso del aire y síntomas como sibilancias (comúnmente llamadas “pitos”), tos, disnea ( fatiga) y opresión torácica. Se resuelven espontáneamente o con tratamiento.

El Asma y sus crisis pueden estar causados por múltiples factores medioambientales en personas genéticamente predispuestas, entre ellos están la exposición a alérgenos. Y la presencia de alergia, en general, empeora el pronóstico.

Pero, ni todos los asmáticos tienen alergia (sólo un 80% la tienen), ni todos los alérgicos son asmáticos.  El asma es más frecuente entre los familiares de primer grado (padres o hermanos) de personas alérgicas y/o asmáticas. Y en el diagnóstico, la presencia de otras alergopatías (dermatitis atópica, rinitis alérgica) apoyan el diagnóstico de asma.

Para intentar evitar los síntomas de una crisis asmática en primer lugar deberemos evitar en la medida de lo posible los factores desencadenantes. Y debido a que hay personas más propensas a unos factores que a otros, es muy importante que la persona asmática sepa cuáles son las causas de su asma y así poder evitarlas, (al igual que hablábamos anteriormente en la alergia primaveral).

Los alérgenos respiratorios son la causa más frecuente de asma a partir de los 4-5 años y en adolescentes; entre ellos están los pólenes de algunas plantas (tendremos en cuenta el calendario de polinización).

Otros desencadenantes que deberían evitar estos niños serían el humo del tabaco, o de la combustión de vehículos y calefacciones, contaminación ambiental, aire frío. Hay que tener precaución con el ejercicio físico, que puede provocar también una crisis asmática.

Si los síntomas ya se han producido, deberemos recurrir entonces al tratamiento de rescate del asma pautado por su médico, que  son los broncodilatadores inhalados: que solo alivian los síntomas al relajar los bronquios.  Los antiinflamatorios (normalmente corticoides inhalados), que controlan la inflamación son el tratamiento de base del asma  y hay que tomarlos aunque no se tengan síntomas.

Teresa Martínez Rodríguez .  Número de colegiado 4620833   – Médica especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Blog: www.educaypracticasalud.wordpress.com

Más información… en estos links de la AEPap y en fuentes bibliográficas:

Se puede consultar el mapa polínico de cada zona en:

Red Española de Aerobiología (link is external)

Comité de Aerobiología de la SEAIC (link is external) (Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica)-

Aplicaciones para móviles:

Pólenes móvil (link is external)

Alergo Alarm (link is external)

AlertaPolen

Webgrafía:

Decálogo de la dermatitis atópica

• RECURSOS Familia y Salud: Escucha el Vídeo: Dermatitis atópica

• Vídeo: Alex, no te rasques

Decálogo del Asma (Decálogos de AEPap)

Escuela de pacientes: Asma infantil (link is external). Consejería de Salud. Junta de Andalucía. Para el aprendizaje y enseñanza del asma entre adolescentes.

Respirar. Portal Familia (link is external). Se muestran contenidos dirigidos a padres y madres de niños o adolescentes con asma.

El mago del asma (link is external). En 20 capítulos con ilustraciones, sonidos y juegos, un mago ayuda a entender a chicos y chicas de todas las edades lo que ocurre en las personas con asma y como se puede vivir con él.

• RECURSOS Familia y Salud: Escucha el Vídeo: Asma

Bibliografía: Asma. Grupo de Trabajo para el Estudio de la Enfermedad Asmática en el niño. Anales de pediatría 2002; 56 Supl 7:37-43-Vol.56.

Alergia y problemas otorrinolaringológicos pediátricos. A. Martínez Gimeno. Sección de Alergia y Neumología Pediátricas. Departamento de Pediatría. Hospital Universitario 12 de Octubre. Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Madrid. España. Anales de  Pediatría 2003;01 Supl 1:29-34 – Vol. 01

Alergia alimentaria en la edad pediátrica, conceptos actuales . Ana María Plaza- Martin. Servicio Alergia e Inmunología Clínica, Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona, EspañaAn Pediatría 2016;85:50.e1-5 – Vol. 85 Núm.1 DOI: 10.1016/j.anpedi.2016.01.017.

Alergia primaveral. Pólenes, ¿ Cómo evitarlos?.16-04-2013. AEPap. Familia y Salud.  Jose Luis Montón Álvarez. Pediatra. Centro de Salud “Mar Báltico”. Madrid. Olga Cortés Rico. Pediatra. Centro de Salud “Canillejas”. Madrid. Grupo de Vías Respiratorias. AEPap. Familia y Salud (AEPAP)

La alergia respiratoria y las estaciones del año. Fecha de publicación: 1-03-2013. AEPap. Familia y Salud. José Antonio Castillo Laita. Pediatra. Centro de Salud de Fuentes de Ebro (Zaragoza). Fuentes de Ebro (Zaragoza) . Jose Luis Montón Álvarez. Pediatra. Centro de Salud “Mar Báltico”. Madrid . Grupo de Vías Respiratorias. AEPap.

Rinitis alérgica. Una enfermedad poco valorada que va en aumento. 19-10-2011. AEPap. Familia y Salud.  Mª Teresa Callén Blecua. Pediatra. Centro de Salud “Bidebieta”. San Sebastián (Guipúzcoa). Alberto Bercedo Sanz. Pediatra. Centro de Salud Buelna. Los Corrales de Buelna (Cantabria). Grupo de Vías Respiratorias. AEPap.

Dermatitis atópica. 17-10-2011. AEPap. Familia y Salud.  Eva Escribano Ceruelo. Pediatra. Hospital Infantil Universitario “Niño Jesús”. Madrid .Mª Mar Duelo Marcos. Pediatra. Centro de Salud “Guayaba”. Madrid

Cuidando la dermatitis atópica ¿ qué cremita tengo que utilizar?18-02-2015. AEPap. Familia y Salud. Francisco Manuel Almazán Fernández. Dermatólogo. Hospital General de Baza. Baza (Granada) . Mª Elena Fernández Segura. Pediatra. Centro de Salud de Nerja. Nerja (Málaga)

Tratamiento de la dermatitis atópica. 10-09-2013. AEPap. Familia y Salud.  Dolores Hernández Morillas. Pediatra. Centro de Salud de La Zubia La Zubia (Granada). Jose Emilio Callejas Pozo. Pediatra. Centro de Salud de La Zubia. La Zubia (Granada)

¿Qué son los desencadenantes del asma?. 30-10-2012. AEPap. Familia y Salud. Jose Luis Montón Álvarez. Pediatra. Centro de Salud “Mar Báltico”. Madrid. Olga Cortés Rico. Pediatra. Centro de Salud “Canillejas”. Madrid Grupo de Vías Respiratorias. AEPap.

 

Llámanos al 916 013 902!!

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar